La Clave es la Unidad

Kenneth Strachan (1965) djio: “la unidad de la Iglesia de Cristo no es un asunto de nuestra escogencia, sino un atributo inherente de su Cuerpo, que existe por un acto del soberano designio y la gracia de Dios. Todo lo que podemos hacer es reconocerlo, aceptarlo y seguirlo”.

A veces me pregunto, ¿Por qué aún no hemos sido enteramente exitosos en la expansión mundial y masiva del evangelio, a pesar del excelente esfuerzo de muchas generaciones antes de nosotros?

Quizá porque no hemos sido capaces de involucrar a cada miembro de la Iglesia en esta labor. Llevamos décadas de “ministerios de misiones”, del “misionero de la Iglesia”, de ver al 0.5% o 1% de los miembros de nuestra iglesia local entregados a la gran comisión, y al resto ocupados en las sillas de la Iglesia o en otros programas. La visión de Soy Misión es recordar a cada miembro del cuerpo de Cristo que ésta es su responsabilidad como discípulo, ésta visión se basa en involucrar a toda la Iglesia costarricense en la gran comisión, por favor, pidan al Señor que les haga orar por esto.

Soy un convencido de que la clave está en la unidad. Cuando la Iglesia se una en la misión que El Señor nos ha dado, el evangelio será predicado en toda etnia con poder.

Alonso Aguilar,  Director de Soy Misión

#SoyMision #SoyDiscipulo #Compartelo

¿Es la gran comisión responsabilidad de todo creyente o solo de algunos creyentes que son llamados a las misiones?

El pasaje que conocemos como la gran comisión dice:

19 Por tanto, vayan y hagan discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, 20 enseñándoles a obedecer todo lo que les he mandado a ustedes. Y les aseguro que estaré con ustedes siempre, hasta el fin del mundo.

Mt 28.19–20

Creemos que la respuesta bíblica a esta pregunta es: la gran comisión es responsabilidad de cada creyente. No importa si eres líder de alabanza, maestro de escuela dominical, líder de jóvenes, pastor, administrador, anciano de la iglesia o no sirves en ningún ministerio. Si eres cristiano, eres Su discípulo y Cristo te ha pedido que hagas discípulos en todas las naciones. Debemos sacar las misiones del ministerio de misiones, lo que quiero decir con esto es, la gran comisión no es responsabilidad de unos pocos que sirven en el ministerio de misiones de nuestra Iglesia, es responsabilidad de todo el cuerpo de Cristo, su cumplimiento esta íntimamente relacionado con lo que significa ser cristiano, servir en otro ministerio no te exime de esta responsabilidad . Veamos algunos pasajes que te dejarán esto más claro; el siguiente pasaje es conocido como el ministerio de la reconciliación:

18 Todo esto proviene de Dios, quien por medio de Cristo nos reconcilió consigo mismo y nos dio el ministerio de la reconciliación: 19 esto es, que en Cristo, Dios estaba reconciliando al mundo consigo mismo, no tomándole en cuenta sus pecados y encargándonos a nosotros el mensaje de la reconciliación. 20 Así que somos embajadores de Cristo, como si Dios los exhortara a ustedes por medio de nosotros: «En nombre de Cristo les rogamos que se reconcilien con Dios.»

2 Co 5.18–20 (NVI)

El Señor nos ha encargado a nosotros el mensaje de la reconciliación, Él nos ha pedido como embajadores de Cristo, que cada cristiano le pida al no creyente: «En nombre de Cristo les rogamos que se reconcilien con Dios.» Cuando dejamos de hacer esto, desobedecemos al Señor.

Pero ¿Implica esto que todos debemos hacer misiones en otros países y culturas? Hechos 1:8 aclara esta pregunta para nosotros,

“8 Pero cuando venga el Espíritu Santo sobre ustedes, recibirán poder y serán mis testigos tanto en Jerusalén como en toda Judea y Samaria, y hasta los confines de la tierra.

Los discípulos se encontraban en Jerusalén cuando Jesús les dijo estas palabras antes de su partida al Padre, Jerusalén era el lugar más próximo a ellos, Jesús dijo hagan discípulos aquí, pero también, en una zona más amplia, Judea, no se detengan ahí, hagan discípulos más lejos, en Samaria, pero no solo ahí necesitan del evangelio, vayan a los confines de la tierra, a lugares que ni siquiera conocen aún. Este mandato sigue siendo válido para nosotros, algunos discípulos fueron más lejos que otros (Santiago hizo discípulos en Jerusalén y Pablo planeaba llegar hasta España!), pero todos fueron testigos del evangelio de Jesucristo, y testificaron de este evangelio en el poder del Espíritu Santo, así, cada uno de nosotros debe ir y hacer discípulos. Nosotros, en el Movimiento Soy Misión creemos que mientras más lejos mejor, pues hay muchas zonas del mundo donde no hay un solo creyente para predicar el evangelio, aunque hay necesidad de éste en todo el mundo, hay zonas donde la oportunidad de escucharlo es casi nula. ¿Qué tal si tú les hablas de Cristo? El llamado ya te ha sido dado.

Alonso Aguilar, Director de Soy Misión Costa Rica.